Ilán Semo

Inclemencias de un sueño

(La Jornada)

 

 

 

Más de

Ilán Semo

Ricardo Aca, un estudiante mexicano que cursa su último año en la carrera de Administración Pública en Baruch College en Nueva York, describe así su vida antes de que el presidente Obama expidiera –en 2012– el decreto de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés): No podía conseguir legalmente un trabajo. No podía tener un carnet de identidad. No podía solicitar ninguna beca. Además, viajar era peligroso. Después de terminar el bachillerato compré un boleto para hacer mi primer viaje fuera de Nueva York desde mi llegada a México. No dejé de sudar mientras pasaba por seguridad, porque estaba preocupado de que alguien pudiera llamar a un funcionario de inmigración si se enteraban de que no tenía papeles.( New York Times, (4/09/17) Gracias al edicto de Obama, Ricardo, como tantos otros, pudieron, textualmente, salir de las sombras. No sólo de las sombras de la ilegalidad, los salarios exiguos y la imposibilidad de obtener una beca para estudiar, sino de las que proyecta todo un sistema de reglas sobre quienes viven permanentemente en sus márgenes: las de un temor difuso que abarca cualquier esquina o rincón de la ciudad, el inesperado atisbo de una autoridad, cualquier palabra dicha frente a los oídos equivocados. Ese temor latente (a ser expulsado, deportado) que consigna la verdadera regla no escrita de la vida del inmigrante ilegal.

Read More