Rogelio Flores

Cuando el discurso del amor sustituye al del odio

(Proceso No. 2189)

 

 

Mas de

Rogelio Flores

Durante más de 20 años Teresita Gaviria vivió un infierno: le mataron y desaparecieron a 13 familiares, entre sobrinos, primos y hermanos. A su padre lo empalaron y a su hijo Cristian Camilo –de sólo 15 años– lo desaparecieron.

Hoy, a sus 70 años, la directora de la asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria –con sede en Medellín, Colombia– dice a Proceso: “He perdonado lo imperdonable”.

–¿Cómo se pueden perdonar estas atrocidades? ¿Es posible hacerlo? –se le pregunta a la activista colombiana, nacida en Altamira de Urrao.

–Ha sido un proceso muy largo y difícil –responde tras un breve suspiro.

Read More