RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Pedro Miguel

Provocación moralmente imposible

(La Jornada)

 

 

Mas de

Pedro Miguel

La discusión puede ser interminable: quiénes son, qué quieren, cómo surgen y a qué intereses o programa responden. En México han estado actuando desde hace años y su presencia en las movilizaciones sociales se intensificó –incluso habría que decir: se sistematizó– desde el primer día del peñato. Tal vez sea imposible encontrar una respuesta inequívoca, o al menos una caracterización única, de las motivaciones y propósitos de estos grupos que aprovechan reiteradamente las manifestaciones para buscar confrontaciones espectaculares con la policía, los escaparates de las tiendas y hasta los viandantes sin vela en el entierro.

Read More

By

Octavio Rodriguez Araujo

Vandalismo, protesta y alternativa

(La Jornada)

 

Octavio Rodriguez Araujo

 

Mas de

Octavio Rodríguez Araujo

Vandalismo y protesta social son dos fenómenos distintos. El primero es para producir caos y la segunda para expresar inconformidad con determinadas políticas. No deben confundirse: el vandalismo es provocado por quienes buscan motivos para reprimir a los pobres (no se conocen actos vandálicos de hijos o nietos de Carlos Slim o de Alberto Bailléres) y la protesta social es de esos mismos pobres o sus parientes y, además, de amplios sectores de las clases medias depauperadas por la repercusión del aumento de los precios de los combustibles en la vida cotidiana, alimentos y transporte en primer lugar. Con los actos vandálicos se trata de infundir miedo entre la población y, obviamente, de justificar la represión vía penalización de actos que claramente y sin excusas son ilegales. ¿Qué porcentaje de los vándalos que roban electrodomésticos y no comida son detenidos y cuántos de ellos no son liberados al día siguiente? El truco de promover vandalismo en paralelo con las protestas sociales auténticas es viejo y bien conocido, por lo menos desde 1968. La mayoría de las veces los provocadores son infiltrados o enviados directamente por fuerzas gubernamentales y/o políticos inescrupulosos (que son la generalidad). Otra cosa, me adelanto a decir, es el vandalismo ocurrido en medio de catástrofes como terremotos, inundaciones, etcétera, que hemos visto por igual en países altamente desarrollados y en los del tercer mundo; en estos casos se trata de vivales que aprovechan la desgracia ajena y la confusión para robar.

Read More