Gilberto López y Rivas

Patria: muerte y abandono

(La Jornada)

 

Gilberto López y Rivas.jpeg

 

Mas de

Para titular este artículo, he parafraseado un fragmento del conocido poema de Ramón López Velarde, Suave Patria, en el que el bardo zacatecano hace una apasionada y romántica descripción de lo que el país significaba para un sector de la intelectualidad nacionalista y revolucionaria de las convulsionadas primeras décadas del siglo pasado. Al término de uno de los peores años en la historia contemporánea de México, es evidente que la Patria ha dejado de ser «impecable y diamantina», ni podemos esperar de ella lo que el considerado poeta nacional escribiera: «Cuando nacemos, nos regalas notas, / después, un paraíso de compotas, / y luego te regalas toda entera / suave Patria, alacena y pajarera». En el México de hoy, la clase política, y, en particular, el grupo gobernante trasnacionalizado, hace décadas que vende al mejor postor corporativo el patrimonio de la nación, su territorio, sus recursos naturales y estratégicos; oferta su mano de obra como una de las más baratas del mundo, mientras el crimen organizado se apodera de «plazas», «derecho de piso», propiedades, tierras y trabajo esclavo, interpenetrando todas las instituciones del Estado y provocando el miedo en los ámbitos rurales y urbanos. En esta dramática existencia diaria de millones de mexicanos, el término de Patria ha quedado relegado como recurso manido y retórico de las efemérides oficialistas.