RADIOCOAPA

Rumbo a la cuarta transformación de México

By

Boaventura de Sousa Santos

¿Y ahora, Brasil?

(La Jornada)

 

Mas de

Boaventura de Sousa Santos*

Las palabras que más se repiten hoy son estupefacción y perplejidad. El gobierno brasileño ha caído en el abismo del absurdo, en la banalización total del insulto y la agresión, en el atropello primario de las reglas mínimas de convivencia democrática (por no hablar de las leyes y la Constitución), en la destilación de odio y negatividad como única arma política. Todos los días somos bombardeados con noticias y comentarios que parecen provenir de una cloaca ideológica que ha acumulado rancidez y descomposición durante años o siglos, y ahora rezuma el hedor más nauseabundo y pestilente como si fuese el aroma de la novedad y la inocencia. Esto causa estupefacción en quienes se niegan a ver normalidad en la normalización del absurdo. La perplejidad se deriva de otra verificación, no menos sorprendente: la aparente apatía de la sociedad civil, de los partidos democráticos, de los movimientos sociales y, en definitiva, de todos los que se sienten agredidos por semejante desatino. Da la impresión de que la insistencia y el abuso de la insolencia tienen el efecto de un gas paralizante. Es como si nuestra casa estuviese siendo asaltada y nos escondiésemos en un rincón con el temor de que el ladrón, si nos viese, se sintiera provocado y además de nuestras posesiones nos quitara también la vida.

Read More

By

Guillermo Almeyra

Protesta social en el viaje del Papa a México

(La Jornada)

 

Guillermo Almeyra

 

Mas de

Muchas veces la protesta social se expresa deformadamente a falta de canales claros y directos. En algunos países, como en Francia, lo hace mediante un aumento brutal de la abstención, para castigar a los partidos supuestamente democráticos o izquierdistas que deberían encauzar las luchas.

Read More

By

Sanjuana Martínez

Castillo ha pecado de ingenuo y se ha dejado comer el mandado: el padre Goyo

  • Admitió templarios en la Fuerza Rural, que ya está muy corrompida, asegura
  • El sacerdote sostiene que la Tuta está hospedado en la casa de gobierno en Morelia

 

Foto

A mí me interesan los pobres y apoyar el movimiento de autodefensas porque estoy en Apatzingán, en el epicentro del mal, expresa el padre Goyo en entrevista para La Jornada Foto Sanjuana Martínez

 

Sanjuana Martínez

 

Mas de

Sanjuana Martínez

Periódico La Jornada
Domingo 15 de junio de 2014, p. 13

Una pistola 9 milímetros en su escritorio está lista para ser usada porque el sacerdote Gregorio López, el padre Goyo, como se le conoce en Apatzingán, donde es vicario, nació revolucionario y sustenta su lucha contra la delincuencia organizada en el Evangelio: Cristo es el primer revolucionario, el primer autodefensa.

Read More